¿Qué es un tpv y para que sirve? La definición definitiva

Un Tpv o Terminal Punto de Venta es una herramienta en la que se culminan o terminan las ventas de un comercio minorista. También podemos definir tpv como la herramienta que usa un comercio minorista para registrar el pago de un cliente cuando éste realizar una compra.

El significado de tpv da lugar a todo tipo de definiciones más amplias que se adaptar a todo tipo de comercios, pero En esencia es lo que ayuda a un tendero a cobrar a sus clientes.

Dicho de otra forma: cuando vas a un restaurante o a una tienda de barrio y compras algo, el tendero que te cobra está completando la transacción gracias a un tpv.

Historia de los terminales punto de venta

Cada segundo se se realizan millones de operaciones comerciales. Todas estas operaciones necesitan de cálculos muy complejos que permiten conocer el precio correcto de cada compra. Esto ha sido así a lo largo de toda la historia desde que el hombre existe. Y ahora es relativamente fácil de conseguir gracias a los ordenadores que realizan cálculos complejísimos en milisegundos. ¿Pero cómo se hacía hace 500, 1000 o 5000 años antes?. historial de los sistema punto de venta tpv

En realidad podríamos establecer 3 grandes grupos para hablar de los tipos de TPV en la historia:

  • Anterior al S.XIX
  • Desde el S.XIX a 1970
  • Desde 1970 hasta el día de hoy

Anterior al S.XIX

abacos historicos

A lo largo de la historia y la prehistoria, los comerciantes han buscado métodos con los que realizar cálculos complejos. Mediante objetos que representaban operaciones o cifras, consiguieron sistemas avanzados de cálculo que eran movidos por ellos mismos. El sistema más popular fue el ábaco.

El Ábaco tiene su origen antes de la llegada del sistema decimal y la computación mecánica. Un sistema de cálculo compuesto por unos hilos y unas cuentas que pasan de lado a lado. Era el tpv estrella de la época.

De S.XIX a 1970

Cajas registradoras mecánicas

Los sistema de cobro mecánicos vieron la luz mucho antes del S.XIX, pero su producción en masa para el comercio tiene su origen a principios de ese siglo. Fue entonces cuando se comenzaron a patentar cajas registradoras que mediante sistemas de engranajes y discos, podían crear informes de los vendido durante un día y tener un control del dinero en la caja. El característico sonido de campana que hacían al abrir el cajón, ha perdurado hasta nuestros días.

Por encima de todas las cajas registradoras mecánicas destaca la patentada James Ritty and John Birch poco después de terminar la guerra civil amerciana con el objetivo de no que sus empleados no los robaran.

De 1970 hasta nuestros días

tpv modernas

La computación eléctrica fue la que sustituyó a las cajas mecánicas. Con la invención del microprocesador y de la memoria digital, ya no solo se podían calcular precios sino que se podía tener un control de stock, cifras de ventas de un periodo determinado, ventas por cliente o por vendedor, etc…

Las cajas registradoras digitales fueron en los 90 y primeros años del 2000 las estrellas en grandes superficies y pequeñas tiendas.

Desde el momento en el que los ordenadores personales se abaratan lo suficiente, las cajas registradoras no pueden competir con harware compatible y escalable, y con cientos de empresas que compiten por desarrollar mejores y más especializados software punto de venta. Es por esto que desde mediados del 2000 hasta la actualidad, el hardware de un tpv es modular y compatible, y el software se escoge dependiendo de las características de cada negocio.

Actualmente el único matiz de evolución en este tipo de programas es su ejecución en servidores que procesan los datos enviados desde los terminales que se usan para atender al público.

Partes de un tpv

Software

En el mundo minorista, cuando hablamos de un TPV casi siempre nos estamos refiriendo a un programa o software que ayuda al comerciante a calcular el importe que un cliente le adeuda. Además se considera que cuando el comerciante recibe el pago, el tpv debe emitir un ticket o factura para imprimirlo y entregarlo (o enviarlo de forma virtual) al cliente como comprobante de pago.

Aunque el término TPV dependiendo de ámbito tiene otro tipo de significado. Por ejemplo, también llamamos tpv al aparato también conocido como datáfono o pasarela de pago desde el cual se puede pagar con tarjeta.

Actualmente el desarrollo de software de gestión de ventas está orientado casi en su totalidad a la nube. Las ventajas que internet puede dar a un sistema de control de ventas, de stock o de clientes especialmente en redes de tiendas es muy superior a las capacidades de un software instalado en local y aislado.

Hardware

Se ha llegado a llamar TPV al conjunto modular de hardware y software, en lo que se incluyen ordenadores, pantallas táctiles, impresoras, balanzas para el pesaje, etc… Esta definición no es incorrecta pues se ajusta al significado principal. Por ejemplo, las cajas registradoras mecánicas no tienen harware, y las eléctricas necesitan de periféricos físicos para funcionar correctamente.

El hardware ha constituido un papel tanto o más relevante que el software en el mundo de los terminales punto de venta.

Algunos elementos de hardware que suelen componer un tpv son estos:

Ordenador, tablet o móvil

tpv ordenador tablert movil

El ordenador es el elemento principal de un tpv moderno. Gracias los microprocesadores y discos de memoria, se pueden procesar y almacenar datos de ventas sin límite. Además los ordenadores permiten la compatibilidad con todo tipo de harware periférico.

Los hay que no requieren de pantalla como los de algunas cadenas de supermercados (mercadona por ejemplo), o las primeras cajas registradoras digitales. Los hay que usan pantalla táctil y los hay que usan diferentes pantallas

Las tablets son ordenadores que incluyen una pantalla táctil y una batería que permite su movilidad fácilmente. Son muy usadas en lugares que requieren atención al cliente en movimiento, como restaurantes, tiendas de ropa, almacenes, etc…

Escáner de códigos de barras o códigos Qr

lector códigos de barras

El escáner o lector de códigos de barras es un dispositivo periférico que acelera enormemente la identificación del producto en la base de datos del software tpv. El escáner laser se encarga de interpretar una serie de barras para traducirlas al lenguaje binario y poder identificar un modelo de producto concreto. Por eso es especialmente útil en tiendas con muchos productos en las que se forman colas de clientes.

Hay lectores de códigos de barras de diferente sensibilidad y velocidad de lectura. También los hay que se alimentan por cable o por batería, y los que envían los datos de forma inalámbrica (wifi o bluetooth) o mediante un cable físico.

Impresora de tickets

Impresora de tickets

Las impresoras de tickets son elementos imprescindibles en los comercios minoristas, y son también un periférico de casi obligada presencia para dotar de legalidad a las transacciones. Su función es la imprimir comprobantes o facturas de compra. Desde hace años, las impresoras térmicas están acaparando el mercado dejando obsoletas a las de tinta, tanto por rapidez de impresión como por durabilidad y ecología (no generan residuos tóxicos). Hay 2 estándar de ancho de papel: 58mm y 80mm.

Cajón monedero

cajón monedero

El cajón monedero es una caja metálica que contiene un cajón en el cual se guarda el dinero en efectivo. Suele estar cerrado con una cerradura que puede abrirse manualmente o mediante un impulso eléctrico que le llega a través de un cable conectado a la impresora de tickets. Su función es la de guardar de forma segura y ordenada todas las monedas, billetes y cheques que se ingresa por las ventas.

Funciones que debe tener un tpv

A los TPV modernos se les exige cada vez más funciones que agilicen y automaticen los procesos de las transacciones, de almacén o de servicio de postventa. Dependiendo de las características y de la sofisticación de software, son capaces de monitorear el stock de almacén, llevar un control de productos, de precios y ofertas, y también llevan control de históricos de compras y devoluciones por cliente. La mayoría de los terminales punto de venta llevan una contabilidad de caja que permite averiguar los ingresos o devoluciones a lo largo de los días.Este tipo de programas también facilitan la compatibilidad con hardware externo que acelera la búsqueda de productos, como en el caso de los lectores o escáneres de códigos de barras. El cálculo rápido de precios es una función indispensable para comercios con mucha afluencia, y permite a un solo dependiente atender a un gran número de clientes.Otras de las funciones que se le piden a un TPV moderno es la de crear reportes en forma de gráficas que recojan los datos más relevantes de todas las operaciones para poder tomar decisiones con mayor facilidad. Productos bajos de stock, evolución de los precios, número de clientes, compra media por cliente, etc…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *